80m2

Vivienda

Madrid

Reforma integral

Para esta reforma en el barrio de Chamberí, partíamos con dos necesidades principales. La primera era el poder crear un espacio abierto que incluyera la cocina junto con el comedor y salón, y la segunda era el poder crear dos cuartos de baño, uno de ellos con acceso desde el dormitorio principal.

Al afrontar esta reforma integral nos encontramos con una distribución original del piso muy compartimentada, llegando a tener hasta cinco estancias, junto con la cocina y un cuarto de baño. Aún teniendo ventanas en todos estos espacios, en general el piso era sombrío.
Concebimos la distribución de la vivienda tomando el vestíbulo como el eje distribuidor entre la zona social y la privada, dónde se pudieran generar flujos de movimientos libres en la conexión de las distintas estancias.
Mediante la instalación de puertas correderas ocultas fabricadas a medida, se ayuda a crear una sensación de amplitud cuando éstas quedan abiertas, consiguiendo un movimiento más fluido dentro de la vivienda. Por otro lado, dejamos libres los pasos que conectan el vestíbulo con la zona social, enmarcados mediante unas embocaduras de madera de roble, consiguiendo de esta manera que la luz natural proveniente de la fachada principal pudiera inundar el máximo espacio posible. 

Este es un aspecto que tenemos muy en cuenta en nuestros proyectos y que intentamos potenciar todo lo posible, ya que la luz natural influye en nuestro estado emocional y nuestro bienestar.
En cuanto a los acabados empleados, buscamos una combinación entre la calidez que aporta la madera de roble, junto con una serie de acentos de color en tonos cálidos, que a su vez añaden cierto dinamismo a los distintos ambientes.
El juego de texturas, por medio del azulejo tipo piedra caliza empleada en baños y cocina, la aplicación de arcilla en paredes o la propia madera, hacen que los espacios sean atractivos a los sentidos y generen ambientes relajados y sosegados.